Conectarse

Recuperar mi contraseña




Soul
Administrador
Perfil / MP

Boshi
Administrador
Design
Publicista


Perfil / MP

Yumiko ~
Administrador
Perfil / MP

Natsuke
Administrador
Perfil / MP


Últimos temas
» Afiliacion elite
Dom Feb 23, 2014 12:21 am por Invitado

» Torre de Dios [Re - Apertura] Elite.
Mar Feb 18, 2014 11:07 am por Invitado

» Looking For You
Vie Ene 17, 2014 12:50 am por Invitado

» Atack on titan foro rol ¡RE-APERTURA!
Lun Ene 06, 2014 4:00 am por Invitado

» Anime Rol [Élite]
Dom Ene 05, 2014 12:29 am por Invitado

» Compass rose [Elite]
Sáb Dic 21, 2013 6:51 pm por Invitado

» Jutsus de la Academia
Jue Dic 19, 2013 10:15 am por FrancoM

» Naruto New World (A.Élite)
Lun Dic 09, 2013 6:12 pm por Invitado

» Rol naruto Zero [ Afilacion Elite]
Sáb Nov 16, 2013 1:38 pm por Invitado




Libre
Ganador #1
Libre
Ganador #2
Libre
Ganador #3
Libre
Ganador #4
Libre
Ganador #5
Libre
Ganador #6
Libre
Ganador #7
Libre
Ganador #8


Naruto AdvanceSword Art Online (SAO)Shinobi Wishkuroshitsuji Rol





NINJA SOUL ESTA PROTEGIDO POR CREATIVE COMMONS RECONOCIMIENTO-NO COMERCIAL –SIN OBRA DERIVADA 3.0 UNPORT LICENSE. NARUTO/NARUTO SHIPPUDEN ES UNA SERIE/MANGA PERTENECE A SU AUTOR ORIGINAL MASASHI KISHIMOTO. TODO EL CONTENIDO QUE SE ESTABLECE EN EL FORO ES PROPIEDAD DE SUS RESPECTIVOS AUTORES. ALGUNAS DE LAS IMÁGENES PERTENECEN A ZEROCHAN. EL DISEÑO Y SKIN PERTENECEN A LA CREADORA SOELIUM Y EDART EN LA CORRECCIÓN DE CODES. LA COPIA TOTAL O PARCIAL TANTO DE IMAGEN COMO CONTENIDO DE ESTE FORO ESTA COMPLETAMENTE PROHIBIDA





◊ Mirror of given light ◊

Ir abajo

◊ Mirror of given light ◊

Mensaje por Natsuhiboshi el Jue Mayo 23, 2013 1:06 am

=1&loop=1;hl=es&fs=1">
She knew that soon the day would come

Silver light
She turned her face up to the starlit sky
And on this night began to wonder why
She knew that soon the day would come


Y allí se hallaba, una hermosa ilusión arrodillada frente al lago, un fantasioso claro la acompañaba en su impenetrable soledad, desde un determinado Angulo, su sedoso cabello blanquecino podía confundirse con la magnificencia que se reflejaba sobre el mismo. El constante goteo sobre la acuosa superficie, denotaba el estado marchito de una flor, las meticulosas ondas creadas ante el choque de agua salada, se perdían con elegancia sobre la superficie, una vez alejada del inquietante centro; dichas acciones eran realizadas con una hipnotizante sincronización de ensueño, enmarcando su propia tonalidad y ritmo acorde pasaban los segundos. Era cuestión de tiempo antes de que aquellos humedecidos ojos dejaran correr un nuevo rio salado sobre las níveas mejillas del infante… Su frente fue tocando poco a poco el Pedroso suelo, con las gramas enterrándose entre las hebras de su flequillo, sus dedos se cerraban entorno a un montículo de tamaño pequeño, creado anteriormente al ser rascado por sus uñas y cerrarlas en un semi puño.
El gemido que escapo de sus labios, rompió repentinamente con el silencio, el cual, se había formado en su entorno, su respiración … la cual hasta el momento se mantenía de forma irregular, busco calmarse poco a poco, ante el gélido tacto de una pequeña mano que era posada sobre su ropa, a pesar de sus gruesas vestimenta, el frio no era por el ambiente, era el endurecedor desierto que poco a poco, tomaba el inocente corazón.

Su rostro se tornó de lleno bajo la atenta mirada de la luna y cada estrella que, allí presente, otorgaban su aliento de consuele a la frágil chica, cerro sus ojos e intento recordar algo, su mente maquinaba con torpeza, llevando los recuerdos incorrectos o de forma poco entendible para ella. Frases interrumpidas, imágenes borrosas, sueños inalcanzables … Muchas personas habían pasado por su vida, cada hora, día, semana, meses, años … desde hacía ya 10 largos años, no, su única compañía durante ese tiempo, los únicos ojos y aliento que recibía provenían siempre de la misma ¿Persona? No sabría cómo definir realmente aquellos cuerpos levitantes, siempre en alto, siempre cuando los necesitaba y cuando no, allí estaban, erguidas con orgullo.
A veces, solo a veces, desearía poder estar rodeada de su espléndido resplandor, sentir el cálido abrazo central, acompañada, por una vez en su vida, poder sentirse aceptada y admirada, cada persona en el mundo admiraba el faro del universo, no importaba bajo que ojos lo hicieran, al fin y al cabo, allí estaban, expectante de lo que pudiera suceder en su superficie áspera, emocionados o nerviosos … por la sensación, que su imponente figura, provocaba en sus atormentados corazones.

Esa noche, así como algunas otra, la misma pregunta rondaba nuevamente su mente, sus ojos nunca se despegaron de la curvilínea figura que se hallaba en el altar espacial … posición que, en no más de unas horas o tal vez menos, seria ocupada por alguien más, la vida para ella parecía estar destinada a dejarla sentir la soledad, que el dolor y el odio la consumieran, que su camino se desviara del correcto.. Dejando detrás todo lo que había construido ¿Lo había hecho? No … La muchacha sonrió con amargura, no había construido nada más que a sí misma, pedazo a pedazo.
Suspiro tristemente antes de parpadear por primera vez desde que su mirada calaba la Luna con intensidad … ¿Por qué? … Era algo que, por más que buscara una y mil maneras, jamás entendería … ¿Por qué ser diferente a los chicos de su edad? ¿Por qué ser diferentes hasta en genética, a sus padres? ¿Por qué no podía hacer amigos? ¿Por qué su cabello era blanco? ¿Por qué sus ojos eran de diferente color? ¿Por qué su piel era tan … blanca? Más y más preguntas, El porque era habitual ya en ellas y como siempre, no había nadie que pudiera responderle. Ni siquiera, aquella mujer disfrazada de blanco, podía darle una respuesta a tanto revuelo en su mente, siempre recibía la misma, de aquellos adultos con los que vivía, de la soledad, de la encaprichada noche que cernía sobre ella … “Único” ¿Esa era una forma de etiquetarla o debía sentirse alagada por ello? Solo quería, solo por unos instantes, no ser quien era, ser “normal”

Con un nuevo suspiro acariciando sus labios, la niña recostó su cuerpo en el frio césped del claro, sus manos se enlazaba una a la otra sobre su vientre, mientras que sus ojos parecían no querer despegarse del cuerpo espacial, así mismo, como de sus “princesas” siempre fieles, apareciendo a su lado a medida que caía la noche en el mundo de los mortales, tal vez mirando con envidia, tal vez de forma maternal … porque, aunque muchos no quisieran creerlo, así como deseábamos tener la vida de otro, ese otro, podría desear tener nuestra vida, para poder experimentar y sentir, lo que el destino le arrebato cruelmente de las manos.
Con el pasar de los segundos, los brazos de Morfeo abrazaban delicadamente la grácil figura de la jovencita, la energía invertida en cada lagrima, la habían llevado al cansancio extremo, obligándola a, obligarse a sí misma, mantener la conciencia de alguna forma, queriendo admirar por última vez, en la noche, lo que sobre ella yacía de forma distorsionada, los vivaces colores del día comenzaban a tomar parte del cielo nocturno, minuto a minuto, proclamaba algo que le pertenecía la mitad del tiempo. Lo sabía… ya mantenía conocimiento de lo que sucedería, ella sabía que el día llegaría, llevándose consigo, su único consuelo, devolviéndole, una sonrisa que mostrar tan radiante como sus rayos de luz.

avatar
Natsuhiboshi
Leyenda
Leyenda

Localización : Under Stars
Inventario : Hmh

Información
Estadísticas:
Misiones:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ◊ Mirror of given light ◊

Mensaje por Natsuhiboshi el Vie Mayo 24, 2013 11:07 pm

Born to be
An heir of beauty and serenity
Into this world she entered quietly
To her surprise she was the one


¿Habían oído alguna vez a la naturaleza crear su propia música? Sin duda, el poder estar allí, en el mejor de los asientos, sintiendo que canta para ti, la madre de toda las madres, acunaba su despertar ante cada delicado sonido que pasaba por su cavidad auditiva; Incluso desde el interior de su sueño, se podía sentir la melodía queriéndola traer al nuevo mundo, al nuevo comenzar, la oportunidad de remediar el dolor de ayer, por una sonrisa en el presente y con ello en su interior, los inestables ojos de la joven se abrieron lentamente. Tal y como recordaba, el sol siempre llevaba consigo una hermosa sonrisa que regalaba a todos aquellos que le permitieran el atrevimiento, no se movió, solo permaneció allí, escuchando atentamente cada sonido, como sus sentidos despertaban de su letargo ante ellos, la mueca de felicidad en su rostro se agrando más aun, cuando al canto de las aves se unió, la pacifica voz del viento, corriendo libremente entre las copas de los árboles, moviendo sus inquilinas hojas y profesando crear, un nuevo sonido latente en el pequeño bosque que rodeaba al lado. Rodo sobre el suave y a su vez, áspero césped que se mullía bajo su cuerpo como un frágil colchón sobre el cual descansar por la brevedad, no pudo evitar una pequeña risilla melodiosa que se unió a la orquesta, tomándola ahora, como parte de los intérpretes de la melodiosa bienvenida matutina.

Los murmullos de alegría se volvían deleitosas carcajadas que escapaban rápidamente de sus labios, mientras que el níveo cuerpo se movía hacia los lados, con el delicado vaivén de sus caderas, sus pies quedando casi de puntillas, dejando que solo uno de ellos quedaran firmes sobre la superficie terrestre mientras que, al menos por el momento, sus manos rodeaban como podía su propio cuerpo, como si en ese instante, alguien se encontrara entre ellos, bailando a su lado, disfrutando de la natural orquesta de la cual, solo los herederos de su santa madre, habían sido elegidos para oír y crear. Porque eso era lo que era, dio a día, una nueva creación, se podría decir que por ello era uno de sus lugares favorito, nada era repetitivo … Solo sus lágrimas.
El bailarín físico se quedó quieto completamente ante esos recuerdos y, así como se detuvo, volvió a su grácil movimiento, danzando en un tornado de blanquecinos cabello, el que la viera, podría pensar que un ángel disfrutaba de los momentos en paz, que el mundo shinobi degustaba cuando tenía la oportunidad. Con la única diferencia de que cada paso de baile la acercaba más a su hogar, donde sus padres de seguro la esperarían con un delicioso desayuno; Jamás probo un mejor sabor que los que preparaba aquella fémina figura, deleitando su paladar de mil y una forma, no interesaba cuantas veces comiera el mismo plato, siempre terminaba descubriendo nuevos sabores en él.

Ahora que lo pensaba y razonaba, lo cual no se le da muy bien al despertar, parecía que el resto del mundo quedaba sumido en un entero silencio cuando la madre naturaleza anunciaba su renacer diario. Los pasos resonaban con levedad entre la gramilla debido a la humedad de la misma; Peculiar … sin duda, el aroma que desprendía siempre de las entradas de su “hogar”, era una increíble peculiaridad, no solo para ella, incluso para los que Vivian dentro de esas murallas, un sitio que pocos conocían y eso por lo general, era porque mantenían algún conocido dentro del recinto. ¡Canela! Tal vez por eso todos tenían ese olor desprendiendo de su cuerpo, su madre siempre decía que, los cuerpos desprendían el aroma de lo que lo rodease por mucho tiempo o por aquello que lo representaba ¿Seria eso posible? No lo dudaba, pero … aun así, eran más pruebas de su diferencia con todos sus habitantes.
De joven, la figura maternal la cargaba por horas, no solo por gusto o deber, sino también, por el aroma florar que desprendía, su piel, cabello, manos, cuello … cada pequeña parte de su diminuto ser, pero como si fuera poco, el delicioso aroma se mesclaba con uno más dulzón, se podría decir que era hasta empalagoso, pero no lo suficiente como para asquear al que lo aspirara; nadie podría culpar a alguien por volverse adicto a este … Después de todo ¿Qué tan difícil era caer en la obsesión con algo y alguien, único?

¡Estoy en casa! – Grito animadamente la joven al correr la puerta de entrada, hincando su entrada de forma estruendosa, no solamente por la elevación vocal sino que también por el golpe del marco y el lateral de la puertecilla de madera fina. Con su azabache cabellera, el particular rostro de su madre se asomó por la puerta de la cocina, solo recibió una cálida sonrisa, la cual fue correspondida por la, ya explayante, de la infante. Su calzado fue colocado a menos de la entrada, quedando en el centro, perfectamente emparejados y ordenados, para luego caminar descalza hacia su habitación, algunas palabras fueron mencionadas por el hombre que yacía observando un viejo libre de la mini biblioteca que tenían, la misma negó, haciendo caso omiso a sus palabras, volviendo a la marcha hacia el cuarto que le pertenecía.
Debía asearse antes del almuerzo y las clases de la señorita Takamichi “Ser una kunoichi no significa dejar de ser una señorita” – Palabras exactas de la ya mencionada mujer. No podía rechistar ante esas situaciones, ya que era el deseo de sus padres que mantuviera su forma de ser a pesar de convertirse en una ninja, que sus modales no quedaran en el olvido. Negó ante esos pensamientos, dejando que la cálida caricia propinada por el agua, jugara con su cabello, limpiándolo de los restos de residuos que habían albergado al estar sobre el césped.
No más de treinta minutos pasaron, quedando ahora un hermoso panorama familiar, el padre, tomando posición en la punta de la mesa, mientras que la joven estaba a uno de los lados de la misma, su cabello se hallaba recogido en una coleta alta y sujetando perezosamente su cabello, una trenza hecha por ella misma. Llevaba una simple Yukata, le agradaba la comodidad en su propia casa; Y por supuesto, la imagen femenina del otro lado de la mesa, llenando los platos de su marido e hija con una cálida sonrisa…
En momentos como esos, la joven Mitsuki se alegraba de ser ella, en momentos como eso … se enorgullecía de ser única.

avatar
Natsuhiboshi
Leyenda
Leyenda

Localización : Under Stars
Inventario : Hmh

Información
Estadísticas:
Misiones:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.